Empecé mi carrera fotográfica en una agencia de comunicación en México, después me dediqué al mundo del vídeo, a lo que le siguió ser iluminadora en Madrid, profe de fotografía, estudiante de fotografía, editora de vídeo y al final, fotógrafa a tiempo completo.

Estando en México por primera vez, hace ya 6 años,  me invitaron a hacer fotos en una boda. En esa época, me encantaba la fotografía pero no me veía “haciendo fotos de bodas”, pensando en los clichés, los posados, y en las fotografías que hace no tantos años se hacían.

Descubrí que no podía estar más equivocada, que había gente haciendo trabajos maravillosos dentro de este mundo. Que una boda es una oportunidad increíble para crear arte a partir del recuerdo de uno de los días más importantes en la vida de sus protagonistas.

1 / 1

el equipo:

Porque en equipo somos más fuertes. Estas son las personas en las que confío plenamente y con las que suelo trabajar:

videógrafo asociado

Videógrafo asociado

Fotógrafa asociada

Alvaro & la celestina

César

laura

El gran César, el chico creativo, el de los vídeos increíbles (y pelazo, por qué no decirlo). Nos conocimos hace ya varios años, cuando los dos hacíamos nuestros primeros pinitos en el mundo fotográfico, y desde entonces he confiado plenamente en su trabajo.

La chica que mira bonito. Según Laura una buena fotografía es la que cuenta una historia, una emoción, y es cierto.

Me enamoré de su forma de mirar cuándo me hizo unas fotos y no pudieron gustarme más. Desde entonces he tenido claro que podía confiar en ella por completo.

Mis compañeros, amigos y grandes videógrafos de bodas, videoclips, cortos y aventuras audiovisuales son el equipazo de La Celestina. Profesionales de pies a cabeza, saben muy bien lo que hacen y al final lo bueno, se nota.